viernes, 6 de julio de 2018


EL VALLISTA HORACIO QUINTERO

                 
                                         A la memoria de Soledad Gullón Palacio
                                         mi inolvidable y querida prima hermana               
                      

No me lo puedo creer. El Horacio Quintero que sale en un artículo de la prensa de hoy no es el Horacio que fue conmigo al colegio y se convirtió en un amigo entrañable hasta que fui a la universidad y él empezó con lo suyo, que era correr. Pero eso que escriben ahora sobre que fue el heredero  de Edwin Moses, que en una ocasión igualó récord 47’10” de Samuel Matete en Zúrich, agosto de 1991, y luego se aproximó a los históricos 46’78” de Kevin Young en la Olimpiada de Barcelona cuando, poco después, Horacio corrió en Hospitalet de L´Infant –sin que le homologaran nada a causa del viento--, ni lo recuerdo ni pienso que fuera cierto porque jamás escuché que se celebraran encuentros atléticos de alto nivel en la pequeña ciudad tarragonina.

Dice el artículo que en España pocos como él supieron  aunar  táctica  y velocidad en la especialidad de las vallas; nadie como Horacio usó la habilidad necesaria para auparse y saltarlas con limpieza, más  la velocidad para llegar a la valla siguiente. Escribiendo se pueden decir todo tipo de majaderías y hoy se inventan cosas sin pudor y se extienden como un eco por  las redes aún más rápido que a través de los periódicos.

Solía verle cuando corría los 400 metros lisos en las pistas de la Complutense madrileña; ganar lo hacía en la época que representaba a nuestro colegio, Sagrada Familia de Madrid,  y menos veces  cuando se enfrentaba a los velocistas del Pilar o del Areneros. Cierto que cuando se pasó a las vallas se superó y cosechó triunfos notables, pero lo que se dice…

Porque quedé sorprendido leyendo estas líneas: “Aunque es hombre de pocas palabras y nada amigo de confidencias, Quintero regaló nuestro oído al preguntarle si algo o alguien le ayudaron significativamente  a convertirse en el atleta que fue; sonrió y nos dijo en un susurro: “Un suspenso y mi padre”.

Y entonces floreció un relato que me dejó estupefacto. Horacio dijo que cuando cursaba el 3º del bachillerato antiguo recibió un suspenso en matemáticas, el único en sus años de bachillerato. El percance disgustó sobremanera a su padre y este decidió que nadie de la casa iría de vacaciones salvo las pequeñas con la abuela de Asturias mientras Horacio seguiría un horario  de trabajo tremendo: “Temprano a desayunar y luego encerrado en un cuarto pequeño y umbrío cuya única ventana daba a un patio interior. Allí debía  estudiar matemáticas, dar clase  y resolver los problemas que me  ponía el profesor contratado por mi padre, un estudiante de ingeniería de caminos que  andando el tiempo llegaría a ganar un premio Valle Inclán de teatro.”

Horacio añadió que su padre parecía, pero no era tan cruel: “Estudiaba de 9 a 1 de la tarde; después de comer dormía una siesta breve y regresaba sobre las cuatro y media al cuarto del espanto para resolver los problemas que me había puesto el profesor. No obstante, mi padre  me había autorizado a salir sobre las siete de la tarde  para hacer una marcha rápida desde casa, siguiendo por O’Donnell y el paseo de coches del Retiro hasta la glorieta del Ángel Caído y vuelta a casa. El recorrido unas veces lo hacía en plan de  marcha atlética y otras a la carrera. Era el momento feliz del día en un verano horroroso de calor, aliviado algunas noches cuando mis padres  decidían salir un rato después de cenar a disfrutar de una horchata en la terraza de un  quiosco célebre de la calle Génova de Madrid.

Aquellas marchas diarias tuvieron su repercusión al curso siguiente, prosigue el relato del periodista. El colegio había contratado  un nuevo profesor de educación física que enseguida advirtió la puesta a punto de Horacio y decidió que se preparara para competir en los 400 metros lisos y en vallas. También estaba tan sobrado en matemáticas que el profesor de la materia llegó a pedirle que se presentara al examen de  matrícula de honor, desistiendo por odiar la asignatura y porque había decidido estudiar Letras al curso siguiente, ¡curso en el que lograría una matrícula de honor en griego!

Quedé sobrecogido al observar cómo los bulos llegan a la gente con apariencia de hechos reales a través de la prensa diaria y, presumo, que  los lectores se los tragan sin preguntar si son verdaderos o falsos. Casi siempre el bulo se comparte entre afines y conocidos, así se encadena, se viste de realidad y, de paso, aúpa el papel de quien lo propaga porque sabe cosas que los demás desconocen. Algunos se pasan la vida decorando la realidad, aun cuando Juan Castilla avisó: “otras personas que han vivido esa situación saben que no ha sido así. No es una mentira consciente, pero objetivamente hay una transformación".  De tanto repetir las mentiras, sus protagonistas llegan a creérselas y las convierten en parte de su vida.

Lo digo porque las cosas no ocurrieron como Horacio las contó al periodista. Cuando suspendía se las arreglaba para ocultarlo a su padre; su madre, muy buena gente, firmaba las notas semanales hasta que apareció Ramón Cardeñoso, un gordito grandullón que se dedicaba a toda clase de negocios entre los  compañeros, desde vendernos chicle Bazooka Bubble Gum recién traído de América, según él, hasta postales atrevidas de las actrices de Hollywood. Ramón propuso a Horacio que si le daba dos duros hablaría con un  amigo  que no era del cole, quien por otros dos duros semanales imitaría la firma del padre a la perfección, firma que, dicho sea de paso,  no era un primor: tres garabatos en línea recta ligeramente ascendente y una sencilla rubrica de ida y vuelta por debajo. Horacio sacó el dinero prestado de su criada, la Paca, a cambio de hablar por teléfono cuando no estaban sus padres en casa, pero llegaron los suspensos de final del curso y se puso todo patas arriba.

Me quedo sin vacaciones, ¡seguro!”. Yo no sabía cómo consolar a Horacio hasta que Cardeñoso le confió un plan más o menos así: “Mira, si a mi amigo le das cinco duros irá a casa de tus padres haciéndose pasar por un emisario del Hermano Tarsicio, el director,  para decir que no se tomen a mal tus notas, consecuencia de unos exámenes pésimos,  nada más,  pero si dedicas al estudio un par de horas cada día del verano excepto sábados y domingos, aprobarás en septiembre sin la menor duda, y les recomendará que, para que no decaiga tu autoestima, disfrutes de las vacaciones de siempre, salvo las horas de estudiar.” Horacio, cuyo desasosiego empujado por el miedo era colosal, le creyó y soltó el dinero solicitado.

Pero resultó que el Hermano Antonio, que llevaba las cuentas del colegio, fue quien apareció en la casa de Horacio.  No estaba el padre, pero sí la madre y el fraile dijo que traía un cometido delicado de parte del Director. Que en el colegio sospechaban que no estaban enterados de la marcha en los estudios de Horacio, pues, no entendían cómo habían firmado semana tras semanas notas tan desastrosas sin aparecer por el colegio y preguntar; sospechaban que Horacio ocultaba y, probablemente, falsificaba sus notas o la firma de su padre. Añadió que Horacio era un atleta dotado, pero no servía para estudiar etc., etc. Horacio no perdió sus vacaciones, pero dejó el cole, le pusieron a trabajar y luego se dedicó al atletismo.

A pesar de los años transcurridos, la lectura del artículo me ocasionó un repelús enorme. Si Horacio dejó de estudiar ¿a qué venía inventarse situaciones que no vivió jamás? El suspenso en matemáticas al que se aludía en el periódico era el que yo tuve, el castigo paterno fue el que yo sufrí y encima, que se adjudicara una matrícula de honor en griego también mía, es lo que peor me supo. Decidí telefonear a Horacio. Tras escucharme, contestó sin avergonzarse: “Mira, te lo voy a explicar. Tu hiciste carrera,  yo no; tampoco tienes que preocuparte del futuro, yo sí. Maquillar mi currículo con algunas de tus vivencias jamás pretendió robarte nada. Tuvimos en cuenta que llevas  una vida oscura, y esas cositas biográficas que me atribuí no te son útiles ya. Tengo un palmarés como atleta oxidado y debo reinventarme si quiero salir de concejal de deportes en las elecciones próximas al ayuntamiento. Quienes me hacen la campaña, los del marketing, dijeron que debía mostrarme como un sufridor desde pequeño, vamos, exhibir vivencias que ayudaran a ataviar mi identidad;  las tuyas y algunas más me venían al pelo. Chico, ¡de algo hay que vivir!


Junio 2018
Las historias de Sonso
.


jueves, 7 de junio de 2018


FÚTBOL: El mito de “La furia española”


Alguna vez escuchamos la frase "Sabino, a mí el pelotón, que los arrollo", preludio del famoso gol de cabeza que empató a los suecos en las Olimpiadas de Amberes de 1920. Efectivamente, el goleador, dos defensas además del portero quedaron espatarrados en el suelo, sucediendo que, las palabras y la acción siguiente, dieron pie al mito de la furia española.

¿De verdad un mito? Pues sí, porque algunos aseguran que el grito fue “Sabino, aurrera” y otros que fue aportación de los periodistas italianos que vieron el partido y, debido al color rojo de nuestras camisetas, hablaron de la “furia rossa”. La prensa española lo tradujo a su mejor conveniencia para subrayar el carácter español del equipo (9 vascos y 2 catalanes) que capitaneaba Belauste, el león de Amberes.

Javier Díaz Noci, autor de un trabajo interesantísimo Los nacionalistas van al fútbol. Deporte, ideología y periodismo en los años 20 y 30 (se puede leer en Google), recuerda que Joshé Mari Belausteguigoitia fue descrito como “alma del equipo español” y esencia de las virtudes de la raza en un librillo que llevaba por título Los Ases Deportivos. Joshé Maria Belauste publicado en Barcelona en 1921; rubricaba el mito creado por la prensa, sublimado durante el franquismo y perenne en cierta memoria popular.

Díaz Noci añade que habría que hablar de furia vasca o del Athletic en vez de furia española. Belauste, además de medio centro del At. Bilbao y del combinado nacional, era miembro de una familia nacionalista del PNV, habiendo sido el responsable de la sección de fútbol de las juventudes del partido en 1910. Luego integraría una escisión liberal del PNV y sería uno los fundadores de Acción Nacionalista Vasca (ANV) en 1930.

Belauste, no obstante, se dejó querer como protagonista del mito y, aunque su cariño a Vasconia le costó varios disgustos como el de ser desterrado a consecuencia de "un discurso extraordinariamente nacionalista", nada impidió que fuera candidato a diputado a Cortes, presentándosele como un compendio de las virtudes españolas. Sentencia Díaz Noci: “La furia española fue, por lo tanto, un invento consciente, no una mera casualidad. La anécdota, tal y como está contada Belausteguigoitia nunca la desmintió, aunque nadie más recuerde haber oído el famoso grito, y el gol ni siquiera fue el de la victoria -ése lo marcó Acedo, también del Athletic por cierto”.

La no incompatibilidad entre las ideas nacionalistas y el formar parte del equipo español de fútbol repitió después con el legendario Iribar y después con el defensa catalán Oleguer, dispuesto a jugar si se le convocaba como había hecho en las selecciones españolas inferiores. Por eso me parece muy atinado el comentario que Alberto Bacigalupe, autor del libro Belauste. El caballero de la furia (Bilbao, 2005), emite sobre este jugador: "Él no hizo más que atender a sus deseos, que eran el fútbol y la política" y de ahí que, aun desterrado por sus ideas, se enojara profundamente cuando atribuyéndole falta de forma no fuera titular del equipo español en los Juegos de París de 1924. Estamos ante otra versión de la proposición a Dios lo que es de Dios y al César lo que es del César.

Belauste, nacido en 1889, siempre se consideró amateur y nunca cobró por jugar; fue el primer capitán que tuvo la selección española; tenía otros cuatro hermanos futbolistas, medía 1’93 y pesaba 95 kilos. Ferviente católico, licenciado en Derecho por la Universidad de Salamanca y abogado en ejercicio, casó con una sobrina del pintor Zuloaga por cuya curación de una enfermedad seria peregrinó a pie de Bilbao a Lourdes, atravesando los Pirineos. Terminada la Guerra Civil se exilió a Méjico y, aunque no fumaba ni bebía, moriría de un cáncer de pulmón en 1964. Belauste es historia y merece seguir protagonizando los tres mitos, porque sin renunciar a su ideario --cuestión personal-, tampoco renunció a un fútbol –pasión colectiva- que teniendo el marchamo de vasco entusiasmó a todos lo españoles durante muchos años dándole una tarjeta de identidad.

Sin embargo, el fútbol no entraba en el mundillo literario o entraba poco en el tiempo de Belauste. En enero de 1929, la popular revista Estampa de Madrid publicaba la respuesta de Pío Baroja a la pregunta: “¿Qué le parece a Usted el fútbol?: “Mal se puede juzgar lo que no se conoce bien, y yo solamente he visto un partido de fútbol desde una casa que tengo cerca del campo del Real Unión, de Irún.” Baroja tenía 49 años y era consciente de la popularidad del fútbol, pues a él mismo se le habían quedado grabados los nombres de Echeveste, Gamborena y otros. Subrayaba la pasión que despertaba para sentenciar: “Demuestra también la importancia de este juego el hecho de que no existe rivalidad entre Irún y San Sebastián nada más que en lo que se refiere al fútbol, y en esto la lucha es enorme.” Y le encontraba la utilidad siguiente: “Tiene de bueno este deporte que parece que va a acabar con la fiesta de los toros, y además tiene una finalidad: el triunfo; y esto, como en las guerras, anima siempre a los pueblos, mientras de los toros no puede esperarse otro resultado: siempre el mismo o uno lamentable”.

miércoles, 30 de mayo de 2018



ÍNDICE DE ENTRADAS
A
EL BAROJIANO

Este Índice facilita la busca de entradas al blog, identificando su pertenencia a libros, colección de cuentos, poemas y artículos, así como la fecha de entrada para su localización.

LIBROS
ESTUDIOS BAROJIANOS

-- El héroe colectivo de ‘La lucha por la vida’ (03/10/08)
-- Espacio e imágenes espaciales en ‘La lucha por la vida’  (26/05/09)
-- ‘La busca’ de los personajes femeninos de ‘La lucha por la vida’ (24/06/12)
-- Pío Baroja y un personaje de acción: el Roberto Hasting de ‘La lucha por la vida’   (15/01/13)
--‘Camino de Perfección’ y ‘El árbol de la ciencia’: paralelismos de los protagonistas. (20/10/13)
-- Algunas reflexiones sobre El mundo es ansí (09/06/15)
-- César o nada., una novela política (01/02/2018)
--‘El escuadrón del Brigante’ (20/01/14)
--Susana (1938) (25/03/2018)
-- Pìo Baroja: Los caprichos de la suerte. Comentarios sobre su última novela publicada (05/02/16)
--‘Bagatelas de otoño’ de Pío Baroja (09/01/12)
-- La farsa “El horroroso crimen de Peñaranda del Campo” (03/10/14)
-- Pío Baroja: “La generación de 1898 según sus Memorias’ (28/05/08)

ARTÍCULOS RELACIONADOS CON BAROJA

--Pío Baroja: Los ‘RECUERDOS’ de su hermana Carmen Baroja (26/01/13)
--La ‘CRÓNICA BAROJIANA’ de su sobrino Pío Caro Baroja (21/02/13)
--Baroja, correspondencia con S.J. Arbò (24/05/14)


OTROS ESTUDIOS Y ARTÍCULOS LITERARIOS

--La novela, territorio de la ficción (24/06/08)
--Vaivenes de la novela española en castellano y de sus lectores entre los años veinte y los setenta del siglo XX (09/03/12)
--‘El AUDAZ’ de Galdós (09/11/11)
-- Una parodia de la Restauración en ‘MISERICORDIA’ (25/09/11)
-- Los pobres de ‘MISERICORDIA’ (09/09/11)
--El proceso amoroso en ‘PEPITA JIMÉNEZ’ (La estructura interior de la novela) (19/07/08)
--Azorín en ‘CASTILLA’ a los cien años (23/03/12)
-- Unamuno y la enormidad de España (24(03/11)
--‘LOS INTERESES CREADOS’ (24/02/11)
--Ramón Pérez de Ayala: ‘CUARTO  MENGUANTE’ (24/01/11)
--Blásco Ibáñez: La sociedad rural de LA BARRACA  (25/02/2017)
--Camilo José Cela en Austin, Texas (20/04/14)
--Ricardo Gullón cumple 100 años (20/08/08)
--El escritor en el novelar de Francisco Ayala (05/08/16)
--Francisco Ayala: El protagonista de CAZADOR  EN  EL ALBA (05/09/16)
--Francisco Ayala: El  RAPTO,  (05/03/16)
--Leyendo a Valle Inclán, Baroja, Pinilla y Salinas… (15/11/10)
--Una carta de Ramón González Alegre (24/09/13)
--‘RIÑA DE GATOS’ de Eduardo Mendoza (09/05/12)
--ALATRISTE, la invención de Pérez Reverte (04/09/12)
--De la novela ‘BABBITT’ a ‘LA CODICIA DE GUILLERMO DE ORANGE’, novela de  Germán Gullón (23/04/13)
--MONCLOA. (Una mujer hace historia) Una novela política de Germán Gullón (07/07/14)
-- Juan Cruz y sus egos revueltos (10/07/10)
--Tierras de España (11/09/14)
--La vida lenta de Josep Pla (15/12/2015)
--“MÉXICO Y LOS MEXICANOS” según José Zorrilla (25/05/13)
-- Juan José Arreola (11/02/09)
--En torno a la poesía de César Vallejo (21/03/08)
--Los 7 CUENTOS  del venezolano Jorge Olavarría (05/11/16)
---Los cuatro viajes a España de Nikos Kazantzakis (10/03/14)
--Jerome K. Jerome (09/12/12)
--Recordando a Sherwood Anderson (09/01/11)
--Willian C. Faulkner, El Rebelde (15/05/2015)
--La Iª Guerra Mundial de John dos Passos, LA INICIACIÓN   DE UN  HOMBRE (1917) - (15/01/1917)


LIBROS DE CREACIÓN

HISTORIA DE MI PUEBLO (Selección)

Selección actualizada de textos que pertenecen al libro de igual título publicado en la Colección Nova-Navis de la Editorial Aguilar de Madrid.

--1.- Nota y presentación (24/09/12)
--2.- El Barón. El Marqués de Larpeira (09/10/12)
--3.- Don Casimiro. La alegría del arcipreste. Anita (24/10/12)
--4.- Los doctores (09/11/12)
--5.- El violinista. Los borrachos. El tonto (24/11/12)


HISTORIAS DE ESPAÑA (Relatos)

-- Confidencias sobre mi libro ‘Historias de España’ (05/02/10)
-- Don Leandro (07/11/15)
-- Entre septiembre y octubre (26/09/15)
-- El 23-F del tío Jacobo (25/10/15)
-- La visita (04/10/15)
-- La tertulia (25/11/15)

CUENTOS TEJANOS y AMERICANOS

Los Cuentos Tejanos son una versión actualizada de los publicados anteriormente en la revista Insula de las Artes y de las Letras. Los tres últimos son inéditos:

--Tres cuentos de amor: Banderillas blancas, Coral, Yaqui (08/01/09)
--Cuentos solitarios: Austin “Casino español”, Orlando el triste, Corrido en Dallas, Sigüenza (R.I.P.) un mejicano de Texas (23/01/09)
--Baladas para una gatomaquia: Oona, El entierro fue lo que tenía que ser. (04/12/08)
--Un domingo con mi novio Tom (15/11/13)

--El caso del Juez Miller (15/02/14)
--Alain Kisielinsky (09/10/11)
--Una historia de irlandeses de Boston (10/03/11)

LOS CUENTOS BILINGÜES DE CHRISTOPHER

Cuentos escritos para mi primer nieto, Christopher salvo El cocodrilo en castellano. La versión inglesa de los demás ha sido realizada por Betty Jean Curtis Inselmann

--El tren arco iris (04/06/2015)
--The Rainbow Train (04/06/2015)

--Christopher Diego en La Mancha  (24/10/16)
--Christopher Diego in La Mancha  (24/10/16)

--Christopher, jugador del Real Madrid   (11/10/11)
--Christopher as a Real Madrid Player     (13/10/11)

--Christopher en la casa de la colina         (24/05/12)
--Christopher in The House of The Hill     (24/05/12)

--Christopher cumple siete años                  (18/03/13)
--Christopher is Seven Years 0ld                  (19/03/13)

--El cocodrilo (01/09/2015)


OTROS CUENTOS Y RELATOS

--Palabras y plumas el viento las lleva     (09/04/13)
--Lo que no acaece en un año sucede en un rato  (15/05/13)
--Micaela (Por el hilo sacarás el ovillo y por lo pasado lo no venido) (20/06/13)
--Parábola de Roque  (09/06/12)
--El Paraíso de Ramiro  (24/02/12)
--Historia de Sandalio (24/06/11)
--La curiosidad de Simón Melgar (09/06/11)
--La carta redonda (09/05/11)
--El incidente (23/04/11)
--Las historias de Sonso: Don Armando Lastres, jurista y poeta  (09/10/10)
--Las historias de Sonso: Sonó el timbre de la puerta (05/03/10)
--Taxi con gasógeno (11/04/10)
--Historia de El Pito y El Blanquillo (15/06/09)
--La gruta (22/04/09)
--Historias de mi Ciudad: Diciembre en Madrid (09/12/10)
--Historias de mi Ciudad: El opositor (15/11/14)
--El Divino (20/04/2015)
--Excursión a la loma de los robles (25/04/2017)

HISTORIAS DE LA UNED

--UNED: Los cuadernos de Marcela I (05/04/16)
--Cuadernos de Marcela II: El centro de la UNED (05/05/16)
--Cuadernos de Marcela III. El comandante Angustias (05/06/16)
--Cuadernos de Marcela, y IV: El futbolista y otros copiones (05/07/16)

LIBROS DE POESÍA O COLECCIONES POÉTICAS

CASTELLANO INTERNO

--1ªSelección (24/02/2015)
--2ª Selección (15/03/2015)
--3ª Selección (29/03/2015)

POEMAS DE AUSTIN, POEMAS DEL BURBIA

Poemas de Austin  son poemas escritos durante mi estancia en la citada ciudad tejana desde 1964 a 1968. Poemas del Burbia forman una colección que se ha ido escribiendo y corrigiendo a lo largo de mi vida. Dos ríos, el Colorado y el Burbia, relacionan ambas partes.

POEMAS DE AUSTIN

-- Prólogo. Spring (Primavera), Wild Pansies (Pensamientos silvestres), Daydreams (Para mi soñar), Barton Springs (Manantiales de Burton, en Austin), Taking a Nap in Barton Springs (Siesta en Barton Springs), In Corpus Christy Bay (En la bahía de Corpus Christi), El adiós del cisne (En el entierro de Ricardo Gullón) (06/05/10)
--Texas Sunset (Ocaso tejano) (21/03/13)

POEMAS DEL BURBIA

--Primera Selección: Prólogo. Río Burbia, De cascadas viene el río, Cantares del Bierzo, Fuente del Socubo, Rondó de la Abadesa y el Barón de Corullón (24/05/10)
--Segunda Selección: Enamorados, Ensoñación, Adelfas en flor, Campanas de San Francisco, Lar, Ausencias: 1.-Calle del Agua, 2.-Ramón ‘El pescador’,3.- Senderos (09/06/10)
--Final: Armonía, Atardecer, Octubre, Lluvia, Ciprés de La Anunciada, Tristeza, Trasparencias de Villafranca del Bierzo (25/06/10)
--Cantares del Burbia: Decires, Sombra del martín pescador, Cantar (09/02/12)

ROMERIA

--Búsqueda, Sonambulía (30/04/14)
--Mimo, Sonrisa navegante, Amar y dar (09/05/14)
--Tú ancho mar (27/08/10)
--Sonrisa navegante, Susana: sueño definitivo (09/09/10)
--Pétalos caídos, Dislocación (24/09/10)
-- …y viajas en mí…, Amarga (15/06/14)
--Lamento, Tu olvido (24/08/14)
--Amado muerto, 5 (15/01/2015)
--Poema final, 6 (04/02/2015)


POEMAS DEL LIMO

--La palabra, Primavera del limo, Decir Marino, Nueve, Rosalía (09/07/11)
--Primavera sideral (20/07/11)
--Siesta, No era por celos, Canciones del limo (10/08/11)
--Lucero en el mar, Nanas para todos, Mambrú se fue a la guerra, Morir, Nana del Limo (24/08/11)
--Balada de Abel, Atardecer (09/08/13)
--Suavemente, Por Castilla, Sol de Guadarrama (24/08/13)
--Voz de limo, Sirena del limo, Huevo (08/09/13)

ARTÍCULOS VARIOS

--Joaquín Tomás Villarroya y ‘La Pepa’ (24/04/12)
--José Venegas (21/02/10)
--La juventud europea de ayer y la de hoy (15/07/13)
--Las Memorias de Benito Hortelano de los años 1820 a 1860 del s. xix español (15/12/13)
--Mi padre cumpliría los 100 años… (09/08/10)
--Modesto Vázquez, S.J., misionero en China (29/07/08)
--Diplomacias (30/03/09)
--29 de diciembre de 1968 (Educación musical) (09/12/11)
--Política sin humor (24/05/11)
--Galveston (19/09/08)
--Rubias y morenas (25/10/12)
--Insolación (11/08/08)
--Los graduados de la UNED (20/07/12)
--El asunto Joe Vargas (09/07/11)
--En España, leemos (18/04/08)
--Lo siento, Dr. Trías (11/02/13)
--Mundo Cane (23/03/08)
--La película ‘Nine’ (O cómo no hacer un remake) (24/01/12)
--La peste que nos llega (04/07/09)
--Los niños y las pistolas (17/03/09)
--Farmacias y Farmacéuticos (28/02/09)
--Las olímpicas de la Orden del Hacha (15/08/12)
--El mechero de Picasso (24/07/14)
--El cine en el territorio de la ficción (22/03/10)
--Necesitamos una nueva antología crítica sobre Baroja (21/03/08)
--El Barojiano (21/03/08)


DIVULGACIÓN DE TRABAJOS DE OTROS

--Pulsar en un Don Quijote fantástico (08/04/11)
--Escritores en el archivo (09/04/12)
--La biblioteca digital mundial (10/03/13)
----Miguel Garci Gómez, sus Cibertextos y ediciones bilingües (27/10/14