jueves, 15 de junio de 2017



PÍO BAROJA: EL  PERSONAJE DE ACCIÓN POLÍTICO
EN LA NOVELA  CÉSAR O NADA



César Moncada personifica una de las variantes del hombre de acción barojiano, el político, en la novela César o nada (1910)[i] El personaje no es un arquetipo procedente de la realidad -–aun cuando refleje actitudes de quienes se dedican al oficio de la política--, tampoco un héroe épico, sino un personaje que adquiere personalidad dentro de la novela enfrentándose al drama universal que lleva sobrecogiendo a los españoles desde hace tiempo, el tradicionalismo conservador enfrentado al liberalismo progresista.[ii]

Antes de entrar en el análisis de la novela conviene recordar que en España, en los inicios del siglo XX, se cocía un clima contrario al conservadurismo dominante a consecuencia de la Restauración y se concretaba en actitudes anticaciquiles y anticlericales al culpar a los caciques y a la Iglesia de los males divisores de la sociedad.

Galdós ya había publicado y estrenado su Casandra – tan anticlerical como César o nada-- y Pilar Hualde Pascual asegura con razón que, para entenderla, deben contemplarse los acontecimientos socio-políticos que sucedieron entre 1905, año de la aparición de Casandra como novela dialogada y 1910, año del estrenó como drama: “Nos encontramos en los años iniciales del reinado de Alfonso XIII, en una España empobrecida y maltratada por los vaivenes políticos y dominada por los sectores eclesiásticos, pero donde comienzan a despegar los grupos de la izquierda, como los socialistas y los republicanos, a cuyas ideas se acerca Galdós hasta el punto de ser elegido diputado republicano por Madrid en las elecciones de 1907.”[iii]  La profesora Hualde también evoca acontecimientos como la leva de soldados para luchar en Marruecos en 1909, la caída del gobierno Maura ese mismo año, la llegada al poder del liberal Canalejas y la Ley Candado que ponía límites a las órdenes religiosas en diciembre de 1910. Hualde concreta: “Estos hechos y, en definitiva, el malestar social que se vive en España entre 1905 y 1910, son clave para la interpretación de la Casandra, tanto de la novela, como de la obra teatral y sólo conociendo el contexto social y político del momento es posible entender la idea matriz de la obra, la crítica a los excesos de la Iglesia Católica y a la hipocresía de la sociedad de la época” consideraciones que se pueden extrapolar a César o nada.

Tampoco se puede olvidar que Joaquín Costa, adalid del regeneracionismo,  llevaba años de prédicas feroces -- hasta morir en 1911-- contra el caciquismo y las oligarquías que retenían el poder  político[iv]. Baroja vivía inmerso en esa realidad político-social y, como Galdós, trató de intervenir directamente cuando se afilió al partido lerrouxista.[v]  El beneficio de su breve afiliación no sería su elección como concejal de Madrid sino que El Radical de Lerroux publicara Cesar o nada como folletín en mayo de 1910; después, una vez corregido, Renacimiento  imprimiría la novela como libro.[vi]

En esa primera década del siglo XX, Baroja daba vueltas a la idea de escribir una novela sobre César Borgia y lo menciona en Mis mejores páginas recordando la visita que hizo a Viana con Maeztu. Un viaje a Italia en 1908 le detuvo en Roma “con la intención de documentarse para escribir una novela arqueológica-histórica alrededor de la vida de César Borgia. Pronto comprendió que la tarea habría de presentársele ardua e ingrata y que la fidelidad documental restaría posibilidades a la brillantez y al éxito del relato“ comentó Miguel Pérez Ferrero[vii] y aunque algunos hablen de semejanzas entre César Borgia y César Moncada –si dejamos aparte la divisa AUT CÆSAR AUT NIHIL («O César o nada») y el final de ambos césares—tampoco hay mucho más que contemplar[viii] porque  César Moncada y no Borgia es el que vive el tema universal que enfrenta a los españoles aludido al principio de este estudio.


LAS DOS PARTES DE LA NOVELA

El narrador dedica la primera parte a pincelar la figura del protagonista enfrentándola a una serie de personajes --mayormente episódicos o fugaces-- divididos en dos categorías principales, curas y mujeres, más precisamente clérigos y turistas que cumplen funciones novelescas. Los capítulos son breves, aspecto que ayuda a sobrellevar  el ritmo lento del relato, el deambular pausado de César por la ciudad de Roma,  o  el sosiego de las charlas sólo interrumpido cuando el protagonista muestra aversión  hacia un  personaje o se manifiesta molesto ante alguna situación.

El ritmo se aviva en la segunda parte en suelo español, sobre todo cuando se producen las movidas políticas, particularmente, cuando se aproxima el tiempo de las elecciones que afectan al protagonista que es quien engarza la novela.


EL PROTAGONISTA EN ROMA

El narrador retrata a Cesar en el Prólogo cuando tropieza con los hermanos Moncada recién llegados a Cestona: “No pertenecía al tipo cetrino y desagradable de los bañistas; él era un joven flaco, rasurado, grave, taciturno (575); Aurora le parece una rubia bellísima. La imagen de César carece de romanticismo, pero es la de un joven de aspecto adulto cuya apariencia importa menos que su irradiación como personaje.

A medida que el texto avanza y se detallan las veleidades políticas de César notamos su semejanza a los  jóvenes de cualquier tiempo que buscan crearse una personalidad medrando en política; no tienen el soporte de una filosofía, ideología o patriotismo detrás, pero personifican una aventura personal engastada en un yoísmo desvergonzado que lo mueve todo. No obstante, el narrador tampoco refleja un estereotipo sino que concibe al protagonista pausadamente. En la primera parte de la novela trabajará su formación; después desarrollará una carrera patrocinada inicialmente por los conservadores para después volar al recinto del liberalismo.

Afirmaciones del propio narrador al inicio del prólogo apoyan el individualismo del personaje: “Lo individual es la única realidad en la Naturaleza y en la vida(573) , para reafirmar: “Sólo el individuo existe por  sí y ante sí(Ibíd.) y por si aún no estuviera claro, añade: ”En lo humano, como en toda la Naturaleza, el individuo es lo único(Ibíd.) Después, el narrador esboza cuanto puede suceder a nuestro protagonista: “En España, donde el individuo y sólo el individuo fue todo, se aceptan como dogmas indiscutibles las aspiraciones colectivistas de otros pueblos. Hoy nuestra tierra comienza a ofrecer un brillante porvenir al que sepa exaltar las ideas y los sentimientos  generales, aunque estas ideas y sentimientos pugnen contra el genio de la raza( 574).

César le habla al narrador de “su familia, de su vida, de sus ideas  y de sus planes políticos.” Y añade: sé lo que hay que hacer en España. Yo seré un instrumento. Para eso me estoy preparando. Ideas, costumbres, preocupaciones, quiero crearlas para el papel que voy a representar(577)  Después de escucharle, el narrador interpreta: “Entonces –argüí yo- para usted lo moral es la fuerza, la tenacidad; lo inmoral, la debilidad  y la cobardía.(Ibíd.) Y César conjetura el final de su batalla: “Si llego a triunfar, seré una gran figura; si fracaso, dirán los que me conozcan: “Era un canalla, era un bandido”. O quizá digan era una pobre hombre, porque los hombres que sienten la ambición de ser fuertes no tienen nunca un epitafio desapasionado.”(579)

César conoce el poder del dinero. Cuando el tren París-Vintimille cruza la Costa Azul saca del bolsillo el  Manuel del especulador en la Bolsa de Proudhon y marca los pasajes más interesantes. Justo entonces el narrador le deja leyendo y ofrece al lector el pedigrí de los Moncada.

Descienden de gente de energía, astucia y vengativa; al hablar de Juan Guillén --quien precisaba del trabuco para tratar asuntos con cualquiera-- se dice: “Su barbarie no le impedía ser fino y atento, porque se hallaba convencido de que su vida era una vida casi ejemplar.(584) En la familia hay una mujer que se echó a perder, un hermano de ella llega a  superior de una orden y protege a un sobrino (luego Juan Fort) para que haga carrera eclesiástica y cumple convirtiéndose en un ultramontano que llega a cardenal. Este trata de repetir su historia sugiriendo a su hermana que el hijo suyo,  César Moncada, se dedique a la Iglesia, pero el niño, aunque sólo tiene doce años sorprende al asegurar “que antes se mataba que ser cura o fraile, porque era republicano(588). El anticlericalismo  no es gratuito, como sabemos campaba en la sociedad y tampoco el padre de César veía con buenos ojos que el hijo se hiciera clérigo.

Cuando César estudia interno en un colegio madrileño de los Escolapios se dice que no es proclive a expansiones  afectuosas, pero sí capaz de extravagancias y de introducir periódicos anticlericales que lee con entusiasmo porque siente un odio frenético hacia los curas. Otro trazo de su carácter es que “César se distinguía por la rapidez de sus decisiones y por su falta de vacilación en los juicios. No sentía ninguna timidez ni para afirmar ni para negar(589) y los compañeros no querían discutir con alguien que creía tener el monopolio de la verdad.

César continuará estudios superiores en Madrid porque le parece insoportable hacerlo en una capital de provincia. Come en casa, pero vive solo en un gabinete con alcoba. No aprecia la carrera de Leyes que estudia y lo compensa estudiando también Zoología y  después Fisiología, aunque la Bolsa suscita su verdadero interés: “su gran orgullo era enterarse con detalles de las especulaciones que se hacían y hablar en los corros (591).  Si el común de los aspirantes a políticos se forma en la universidad, César la desprecia profundamente así como las algarabías y manifestaciones estudiantiles. Sin embargo, sus conocimientos sobre la bolsa le granjean la consideración de escasas amistades como la familia de su amigo Alzugaray porque ha recomendado operaciones que la benefician.

Ajeno a filosofías o ideologías –es un político moderno--, César llega al escepticismo absoluto: ”su nihilismo era más bien la confusión y el desconcierto  del que explora mejor o peor una comarca y no encuentra en ella ni orientación ni caminos, y vuelve creyendo que hasta la brújula no tiene exactitud en lo que indica.” (591). Próximo a terminar la carrera anuncia a Alzugaray que posee un plan filosófico, pero su amigo no encuentra aspecto práctico en sus ideas.

Se ha escrito mucho sobre las influencias de la filosofía en la novelística de Pío Baroja, por ejemplo, la profesora Roberta L. Johnson  recuerda que si las primeras obras del vasco se consideran “como las más schopenhauerianas”(…)”el ideal nietzscheano de acción voluntarista empieza a asomarse y se encuentra expresado de una u otra manera en la mayor parte de las novelas escritas entre 1902 y 1910, llegan en su culminación en César o nada”[ix]  y ella misma cita a Gonzalo Sobejano: “Si César Moncada es, pues, el más animoso hombre de acción del repertorio barojiano, Andrés Hurtado, protagonista de El árbol de la Ciencia (1911), es su más exacto reverso; el hombre contemplativo por excelencia, el abúlico, el nihilista sin remedio. César es un personaje nietzscheano, Andrés, un completo precipitado del materialismo y de la filosofía de Schopenhauer[x]. Mi posición es que si se estima que la filosofía pudo influir decisoriamente en el diseño de los personajes de Baroja, César Moncada no se caracteriza por tener ni sentirse atraído por alguna.

Concluida la carrera y obtenida su parte de la herencia del padre marcha a París y luego a Londres “siempre con el pensamiento fijo de emprender algo.(593)  El narrador  nada apunta sobre el particular, pero sí que dos años después acepta una invitación de su hermana Laura para que le acompañe en un viaje a Roma, ciudad que antes se negaba siempre a visitar.  

En Roma, a César le cerca un corro de chicas casaderas, normalmente rubias y de buen ver, si bien, no aspira a comprometerse y dedica sus ocios a la Etnología y, por supuesto, al libro de Proudhon. Cuando su hermana le pregunta si va a huir de todo el mundo y si no piensa ver los monumentos de la ciudad, él asegura que el arte es bueno “para los que no tienen fuerza para vivir en la realidad(596); sin embargo, cuando ella le interroga sobre que hay para la gente fuerte, responde: “¡Para la gente fuerte!..., la acción”. (Ibíd.)

Pese a la animosidad de César hacia el arte –exceptuando alguna representación femenina que le fascina--, el paisaje físico y monumental de Roma resplandece. Baroja conocía la ciudad bien y la Iª Parte de su novela es –dejando la ficción de lado - una guía turística con descripciones estelares como las relacionadas con las catacumbas, el Palacio Farnesio que César admira por su representación de la grandeza, del poder y de la fuerza, la Sala vaticana de los Borgia . etc., etc… (656 y ss.)

El paisaje humano de Roma ofrece visiones diferentes sobresaliendo la anticlerical, por ejemplo, cuando se afirma: “La fauna clerical estaba admirablemente representada(597)[xi] y se describirán varias órdenes y dignidades. Francisco Pérez sugiere que “Se trata de una descripción  demasiado parecida a otras muchas descripciones y da la impresión de haber sido escrita  simplemente de oídas[xii], pero  sorprende que el narrador se haga eco de una circunstancia político-social en la escena del muchacho que escribe con carbón en una pared “Viva Mussolino!(598)[xiii]  

Decir que César o nada es una novela anticlerical puede resultar un lugar común, pero la aseveración invita a preguntarse qué clase de anticlericalismo hay cuando es participado por el narrador y el personaje principal. La respuesta puede estar en estas palabras de Jesús María Lasagabaster: “El anticatolicismo, el anticlericalismo, de Pío Baroja es sobre todo de raíz moral, mucho más que filosófica o religiosa propiamente. Es el divorcio tan profundo que percibe entre el ideal cristiano que dicen representar los curas y su conducta, tal como él la ve, o cree verla, en su momento histórico y político. Por eso, la crítica religiosa en Baroja es una crítica fundamentalmente española, es decir, dirigida directamente al rostro que ofrece a su consideración la práctica religiosa y moral de los católicos españoles contemporáneos, y sobre todo de aquéllos, curas, obispos, que encarnan de manera más prominente, la fe católica.”[xiv] De todos modos, lo novelesco está en la paradoja existente entre el anticlericalismo de Moncada y su empecinamiento en servirse de los curas para construir su futuro; nunca deja de sorprender.

Junto a César Moncada aparece el abate Preciozi enviado por el cardenal Juan Fort para que sirva de cicerone al sobrino. Rápidamente su papel muta al de interlocutor de un César nada interesado en la ciudad y sus gentes: “No soy un artista. Figúrese que mi especialidad son las cuestiones financieras” y, añade: “Estoy dispuesto a ignorar todo lo que no me sirve para nada” (599). Su vida de hotel y su aislamiento de las preocupaciones que origina el roce humano, provocan la opinión de su hermana Laura: “Es que lo ves todo con ojos de inquisidor(602). En realidad, César vive confuso y “Reconocía en su fuero interno que no tenía plan ni la menor orientación(604).

Preciozi piensa que César debe estar trastornado porque continuamente añade mordacidad a su crítica anticlerical recurrente al enjuiciar los monumentos o al mismo Papa, actitud que burbujea en la visita a su tío el cardenal. El encuentro será glacial. No obstante, César mantiene su empeño en servirse del clero –la institución más fuerte, la mejor relacionada-- para construir su futuro político pese a que, momentáneamente, disimule orientando su acción vital hacia otros propósitos: “hacer el amor respetuosamente a la condesa Brenda y en pasear con Preciozi(614); ocurrirá de otra forma.

Enseguida sabemos que las relaciones Brenda-César se han enfriado a causa de sus temperamentos. César recrimina la vanidad de Brenda por las cosas estúpidas, su pasión por las joyas y llega a un odio peculiar al “comprobar la salud de que gozaba. Era una salud que a César se le figuraba ofensiva, sobre todo comparándola con la suya, con sus nervios débiles y su cerebro inquieto (…) De considerarla como a una señora espiritual y delicada pasó a mirarla como una yegua poderosa, que no merecía más que el látigo y las espuelas.(619)  César se volverá  más sarcástico y mordaz. En conversación con otra dama, equipara a los nacionales de varios países, incluidos los de España, con varios animales lo que acarrea la siguiente consideración de la señorita Cadet: “De manera que el mundo, para usted, es un jardín zoológico(623) y, después, cuando ella le hace el horóscopo, comenta: “Tiene usted de  todo poco y mucho; no es usted un individuo armónico (624); asegura que es inteligente, muy lógico, pero con mucha y poca imaginación, valiente y cobarde. La Srta. Cadet actúa en la novela con el papel de sibila, pues, le predice el futuro: César hará un viaje, entablará una lucha fuerte “Y vencerá usted, y será vencido…(Ibid.)

César rechaza los intentos de Preciozi para lograrle una reconciliación con su tío el cardenal; Preciozi, en la realidad,  se conduce como un adepto del amigo que le invita a comer y le explica los mecanismos de la bolsa; cree que César tiene un gran porvenir y lo proclama entre sus conocidos, pero no consigue más interés que la del abate Citadella porque quiere conocerle; ante gentío tan reducido, pero entregado, César se sobrestima y define de la siguiente manera: “aquí donde usted me ve, soy el hombre que  entiende más de asuntos financieros de España, y creo que llegaré pronto a poder decir de Europa.”(626)

La novela progresa sin que el lector averigüe nuevos cimientos en las dotes financieras de César, pero sí que alimenta la pretensión de hallar entre los clérigos la palanca y las cartas de recomendación que posibiliten su éxito político en España. Logra poco: el Padre Herreros le ofrece escribir una carta de recomendación para  una viuda rica con fincas en Toledo, no congenia con el Padre Miró deseando echarle las manos al cuello, el Padre Ferrer no le recibe…

Ingleses, norteamericanos, franceses y judíos relevan a los clérigos en las tertulias de la novela, en especial el inglés Kennedy que asume el papel de nuevo compañero principal de César con la novedad de que no siempre están de acuerdo. Conversando con él,  César afirma: “yo no soy un hombre de sociedad. Yo necesito la agitación, el peligro… y le advierto a usted que no soy nada valiente(638). Cuando Kennedy le pregunta si es patriota responde: No tengo del patriotismo una idea trascendental. El patriotismo, como yo lo entiendo, es una curiosidad. Yo creo que en España hay fuerza. Si se encauzara esa fuerza en una dirección fija, ¿hasta dónde llegaría? Ese es mi patriotismo;  como le digo a usted, una idea experimental(Ibíd.) Como muchos políticos de ayer y de hoy, utiliza las ideas y los símbolos en función de su conveniencia.

Kennedy le dice que en Roma la única fuerza  que puede encontrar es de idiosincrasia clerical y él no la tiene; César responde: “No; la cuestión es encaramarme; luego habrá tiempo de ir cambiando(Ibíd.) Kennedy le aconseja prevenirse: “Usted no cuenta, amigo César, con que la Iglesia es fuerte todavía, y no perdona a quien la engaña.”(Ibíd.) Mientras Laura prosigue en la crítica de su hermano: “Mi hermano es un demagogo(636), alguien que no  demuestra nada, insincero, lleno de ideas estúpidas y un payaso. Kennedy, que ha sustituido a la Srta. Cadet en el papel agorero, asegura: “es usted un valiente…Ahora, dudo de su éxito(638) subrayando líneas después: “Yo también tengo ahora alguna curiosidad por ver si llega usted a hacer algo.”(638) 

César insiste en buscar apoyos, cartas de presentación, etc. valiéndose de la vía clerical hasta que un fraile le advierte, de parte del cardenal Fort, que no vuelva a presentarse en ninguna parte  dando el nombre de su tío porque está enterado de sus intrigas y exige que no vuelva a valerse del parentesco. César discute con el fraile y, exasperado,  llega a echarle amenazándole con una pistola. El político en ciernes no admite contratiempos a su estrategia; su carácter no es diplomático y anda sobrado de insolencia.

Apartándose de la curia frecuenta a artistas que nada le resuelven, así que una vez más reintenta la vía clerical sin mejores resultados; cae en el abatimiento y más cuando su hermana y conocidos se ausentan de Roma y el hotel resulta invadido por los turistas: “La intranquilidad inducía a César a tomar resoluciones absurdas que luego no realizaba(651) Sólo encuentra utilidad en la compañía de Kennedy con quien realiza visitas que tampoco le entusiasman.

El capítulo XVIII se titula “Aut Caesar, aut nihil,  la divisa de César Borgia con la que daba a entender que debía emprender empresas dignas de memoria como la de Julio César cuando cruzó el Rubicón con sus legiones desobedeciendo al senado romano e iniciando la guerra civil. Cesar Moncada sentía simpatía hacia los Borgia porque su divisa “era digna de un hombre de energía y valor(658) y él mismo comentaba “no era una frase cualquiera, sino la decisión inquebrantable de ser rey o no ser nada(659).   Después comenta por carta a Alzugaray las impresiones recibidas de los Borgia y asegura que, si España siempre estuvo mediatizada por la religión,  la obra de España “debe ser organizar el individualismo extrarreligioso(Ibíd.) y añade: “Somos individualistas; por eso, más que una organización democrática, federalista, necesitamos una disciplina férrea, de militares.(660)

Moncada conocerá al senador D. Calixto García Guerrero, gran cacique de la provincia de Zamora; le sirve de cicerone por Roma y el político queda tan agradecido que se le ofrece para cualquier cosa que solicite. César pide que le haga diputado y D. Calixto  promete hacerle por Castro Duro, localidad que Moncada desconoce. De momento, César estima más provechoso emprender una aventura sentimental con la millonaria Susana Marchmont. Viajando con ella por Siena, Florencia, Bolonia, Como, Ginebra, descubre sus defectos físicos y morales, su egoísmo grotesco que le apresuran a tomar la gran decisión: “Yo la abandono con sus millones, y me voy a España(677).  


EL PROTAGONISTA EN CASTRO DURO

Vamos a atravesar el Rubicón, César” dice su amigo Alzugaray y César responde: “Ya veremos(678). Marcha hacia Castro Duro  decidido a ser el corcho que permanezca en la superficie de la política española (“Hay que disfrazarse de corcho”, dice) Y será corcho porque asume que las mediocridades ambiciosas se unirán contra él. Después  será otra cosa: “sabré demostrar que soy más amo que los que me rodean(Ibíd.)

Castro Duro figura en el mapa imaginario de España[xv] lo mismo que Orbajosa, Vetusta, Marinaleda o la Región de Juan Benet, lugares con entidad literaria simbólica producto de la imaginación de sus autores. Castro Duro es cualquier población castellano-leonesa importante en la antigüedad. Tiene un cerro, tierras planas y un río serpentino[xvi]; sus residentes son agricultores y trajineros que viven principalmente del vino y los frutales. Existe un viejo palacio parcialmente habitado por don  Calixto García Guerrero, conde de la Sauceda, padrino de César y este piensa que puede intentar algo en ese pueblo asegurando a Alzugaray que, como Julio Cesar tras una rápida e importante victoria, podrá repetir el “Veni, vidi, vici(685).

Don Calixto le informará acerca de las fuerzas conservadoras de Castro Duro sobre las que es como el Cánovas del lugar; sobresalen don Platón y el Padre Martín Lafuerza, fraile ultramontano. Frente a ellos están el actual diputado liberal y sus amigos “que no representan nada más que el elemento oficial(688), una guerrilla que se reúne en el Casino obrero destacando un librero republicano, un boticario inventor de explosivos, un médico anarquista y el tabernero Furibis, “contrabandista y hombre de pelo en pecho (Ibíd.)

Algunos conservadores no ven a César como diputado. Don Platón recuerda la prioridad para el cargo de un duque local circunstancialmente preso en París;  César le parece demasiado joven, pero si pese a todo llega a diputado, tendrá que aceptar dos condiciones previas: no intervenir en ninguna de las cuestiones del distrito porque se decidirán en el pueblo y sufragar  los costes de su elección. César no se arredra; asistirá al banquete en casa del cacique y emitirá la frase: “Empiezan las maniobras políticas.( 692)

El protagonista desea conocer a fondo sus futuros dominios y hace planes para modificar cuanto le irrita: “el salto de agua perdido sin dejar su energía en algo; la  hondonada, que podía transformarse en un pantano de riego; el río, que marchaba mansamente, sin fecundar las tierras; el campo de la ermita, que hubiera podido convertirse en parque, con una escuela alegra y clara.”(697)  César está “encasillado como adicto desde el primer momento(702) entre los conservadores y, aunque teme la aparición de problemas, don Calixto le asegura que todo está arreglado y que le basta con ir a Castro Duro algunos días antes de las elecciones.

Pero César continúa con sus temores de novicio  y, pese a lo recomendado, viajará por su cuenta a los pueblos próximos a Castro Duro; en ellos constata la fuerza del Padre Martín y de los clericales  mientras a él se le ignora; comprueba que incluso algunos están en contra suya aunque la política pase desapercibida en general: “En los pueblos lejanos no sabían ni quien era el rey ni como se llamaba.(703) Remando a su favor, César se interesa por cuanto puede oponérsele y actuará contra los pillos que cambian las actas. Gracias al apoyo conservador, la elección le procurará casi dos mil votos más de los obtenidos por el candidato liberal. El hombre de acción parece haber triunfado.


EL CÉSAR DIPUTADO

No habla, no toma parte en los grandes debates(705). Como diputado, César lleva vida poco social  aunque habla en los pasillos “y sus comentarios irónicos, fríos y desapasionados, comenzaban a cotizarse(Ibíd.) Cuenta con el ministro de Hacienda para reducir el terreno de sus adversarios. Sin embargo, sus vínculos con Castro Duro se han modificado. Ha establecido relaciones con el librero republicano y sus amigos: “Cuando llegó a ver que contaba con el elemento liberal y obrero, empezó sin tardanza a minar el terreno a don Calixto(706) y no se corta en propagarlo: “Mi procedimiento  de suprimir a los caciques en el distrito ha sido fácil—solía decir César--; he hecho que uno me inutilizara a los demás, y después a ese uno, que era don Calixto, le he inutilizado yo(Ibíd.)

Trabaja poco en el Congreso; su cometido se desarrolla en Castro Duro y en la Bolsa donde busca ganancias dedicadas a convertirse en el amo de su distrito. Actúa como cualquier político profesional sin dar los pasos decisivos que tenía previstos; ayuda a liberales y progresistas, pero no se pasa al bando republicano aunque se le sugiera: “No, ¿para qué? –les contestaba César--¿Vamos a hacer algo más en Castro siendo yo republicano que no siéndolo? Además de que no saldría diputado y de que no podría tener entonces influencia (…) Un político  debe buscar, ante todo, la eficacia, y hoy el mito republicano en Castro no sería eficaz.” (710)

Cuando Alzugaray pregunta a César si cree que Castro Duro se va a transformar, si un darwiniano como él --para quien sólo la acción lenta puede transformar las especies y los individuos-- puede creer en el milagro revolucionario. César responde aludiendo a los trabajos del botánico holandés Hugo de Vries, quien había comprobado que la planta Oenotheria lamarckiana, “sin influencia del medio, sin nada que lo justifique, cambia a veces y se metamorfosea en otra planta.(711) Por ello asume que un darwinista puede creer en el milagro revolucionario de lograr que Castro Duro se transforme en una nueva Atenas.

El discurso de César en la inauguración del Centro obrero repite cuanto dijo siendo candidato a diputado: resolver los problemas  de la falta de agua, advertir de que el pueblo morirá de hambre si carece  de una alhóndiga que regule los precios y, en lo referente a  las infraestructuras, comprometerse a que el Estado no abandone la comarca y pedir a los ayuntamientos que cuiden los caminos vecinales. Alzugaray le censura que el pueblo no haya entendido nada de su discurso y asegura que unas cuantas frases de relumbrón habrían gustado más. La verdad es que los propósitos de  César parecen difíciles de lograr cuando se tiene tan mal conceptuados a los políticos y se piensa peor de la gente que le estuvo arropando: “es difícil encontrar nada tan vil, tan inepto y tan inútil como un político español. La burguesía española es un vivero de granujas y de miserables. Yo siento una repugnancia enorme al rozarme con ella.(708) Piensa que su independencia actual se basa en el dinero: “Con el dinero de la Bolsa, César se estaba haciendo el amo de Castro Duro. En el Congreso iba tomando una actitud liberal, y se encontraba en situación de abandonar la mayoría conservadora con cualquier motivo.”(710)

César no resbala cuando es objeto de una zancadilla financiera preparada por el ministro de Hacienda y la devuelve afectando de paso a don Calixto y al padre de Amparito. Cuando Alzugaray le previene ante la posibilidad de que el ministro se entere, contesta: “Que se entere, me tiene sin cuidado. El ilustre hacendista, además de idiota, es un honrado granuja. Juega a la Bolsa con  el objeto de hacerse rico y dejar una fortuna a sus repugnantes hijos. En cambio, yo juego con un objeto patriótico.”(722) César ha modificado su opinión sobre el patriotismo respecto de la que tenía en Roma. Su rifirrafe con el ministro le llevará meses después a ingresar en el partido liberal donde es recibido con los brazos abiertos.

César parece culminado como hombre de acción; se ha alejado de tiquismiquis, desligado de las viejas ataduras y piensa exclusivamente en realizar sus proyectos. Sin embargo, los poderes reales se aprovechan de sus buenas intenciones en beneficio propio. Por ejemplo, el Ayuntamiento aprueba el proyecto de traer agua al pueblo, pero se crea una Sociedad para elevar el agua: “Los accionistas fueron casi todos los ricos de Castro Duro, y la Sociedad arregló sus estudios de tal manera, que el pueblo casi no se pudo beneficiar en nada. No iban a instalar  más que dos fuentes públicas en el casco de la ciudad, que estarían abiertas unas horas. César intentó convencer de que esto era un absurdo, pero nadie le hizo caso.(723)

Ante el desastre de la iniciativa anterior, decide impulsar los proyectos que puede controlar directamente, por ejemplo, instalar en el Centro obrero “una biblioteca circulante  de obras técnicas de cuestiones de oficios, de agricultura y de literatura amena y científica.(723) Sin embargo, el clero plantea la necesidad de su censura previa y, por el otro lado,  surgen propuestas de correligionarios suyos como limitar los préstamos a personas conocidas, etc., ideas que le desaniman: “si se ponen a jugar a los oradores y a los revolucionarios y vienen ustedes con pedanterías, entonces yo, por mi parte, lo abandonaré todo.(Ibíd.)

César abandona la gran política por la pequeña, incluso se orienta hacia la política marginal. Acepta la llamada política científica de Ortigosa (“El bandidismo convertido en filosofía(725)) o el empleo de fontaneros y matones que reduzcan a los del mismo cuño que protege el Padre Martín con esta justificación: “Hoy todavía un político tiene que mezclarse entre los reptiles, aunque sea un hombre honrado.”(Ibíd.)

La dualidad ideológica que vive el pueblo aparece en el episodio de los dos asilos, el de la Beneficencia Municipal y el de las Hermanitas de los pobres; el primero, algo liberal con los asilados, el de las monjas severísimo con ellos; aquel con patrimonio, sin rentas el otro. El Padre Martín pretende solventar esa dualidad fundiéndolos y sometiendo el resultado a la regla estrecha de las  monjas. César amenazará al alcalde con la destitución e insistirá a los concejales liberales para que no permitan  la fusión.  Logra que la propuesta clerical encalle, pero “a medida que avanzaba y las simpatías populares iban hacia él, la campaña clerical arreciaba; en casi todos los sermones se aludía a la inmoralidad y a la irreligión que dominaban en el pueblo”. (726)   


LA INFLUENCIA FEMENINA

En las novelas de Baroja, el papel de las mujeres de los hombres de acción varía de salvadora (en la Lucha por la vida), al  disolvente en César o nada.

Aurora funciona como intermediaria. Si facilitó la experiencia romana de su hermano, aparecerá en Castro Duro invitada por César y enseguida le convence de que su estatus mejoraría si se hiciera con  la casa palaciega de don Sixto y, siendo conveniente una mujer para arreglarla, señala a Amparito como la persona indicada mediando estas frases persuasivas: “Hará una mujercita admirable. Hasta  para tu respetabilidad como diputado te conviene casarte. Un político soltero parece mal.(727)

César cae rendidamente enamorado de Amparito, transformación que alcanza un número de párrafos inusual en la novelística barojiana. César se ocupa sólo de su novia: “no pensamos nada acorde, y, sin embargo, nos entendemos(729); al dormir  desvariaba y pensaba en ella. Sin embargo, el narrador mantiene la costumbre barojiana de noticiar la boda de los protagonistas en dos líneas. El lector enseguida advierte que Amparito está disolviendo a César y él es consciente de la situación: “encontraba algo absurdo ser querido así; además veía que ella le arrastraba a él; a los seis meses de casados, ella le iba haciendo cambiar de ideas y de vida, y él no influía en ella absolutamente nada.” (731)

El cambio experimentado por el protagonista es notable. Pone un bufete y se ayuda de un pasante marrullero en cuestiones legales. En el pueblo le recuerdan su plan de patrocinar una escuela y de llevar a cabo una cooperativa que abarataría los artículos de  primera necesidad, pero encuentra la oposición de los comerciantes  locales que temen su ruina. Entonces descubrimos que  César ya no es el hombre de las decisiones: “había perdido su afán de lucha, descuidó el proyecto, y, aunque le costaba más, decidió que se comenzara la construcción de la escuela.”(733) Y no es sólo que incumpla promesas: “se sentía mal entre sus antiguos amigos; por dentro comprendía que los estaba abandonando. Pensaba que era difícil, casi imposible, que aquel pueblo llegara a salir de la oscuridad y a significar algo en la vida moderna. Además, dudaba de si mismo, empezaba a creer que no era el héroe, empezaba a creer que se había asignado un papel superior a sus fuerzas, precisamente en el momento mismo en que el pueblo tenía más fe en él.(733)  


LAS ELECCIONES MUNICIPALES Y LEGISLATIVAS

Las dos facciones políticas de Castro Duro se han procurado matones para defender ideas y objetivos; la intimidación acrecienta la crispación y se pasa de esta a los hechos consumados. Cuando el Babas, protegido del Padre Martín, asesina a un cajista por motivos distintos a la política, la gente del Centro obrero habla de represalias como prender fuego al Patronato de San José e incendiar un convento. César debe acusar al Babas, pero la madre del matón y su pareja influyen en que Amparito pida a su marido que no actúe de acusador en el juicio y entonces  él admite: “ya no tengo energía, ya no tengo dureza. Siento que voy a ceder; me impresiona el dolor de la madre, y no calculo que ese matón, si queda libre, va a trastornar la vida del pueblo, va a malograr nuestra obra. Estoy perdido.”(738) Peor aún; César regresará a Italia porque Amparito  acepta otra oportuna invitación de Laura y cuando se les comunica la inminencia del juicio en el que César debería actuar de acusador, Amparito responderá que su marido se encuentra enfermo. Regresarán una vez concluido el juicio. César amagará con  retirarse de la política, pero su gente no le creen capaz de tamaña cobardía y, presionado, aceptará volver a Castro Duro para dirigirles en las próximas elecciones municipales.

En  la mayoría de  los municipios rurales de España el poder entre liberales y conservadores sintonizaba con las alternancias que se generaban en el  poder central, pero en Castro Duro la batalla municipal se presumía distinta: si los conservadores habían conseguido el poder en Madrid y contaban con el apoyo del antiguo diputado liberal al que César había desalojado, los aliados de César –llamados ahora moncadistas-- sumaban aliados en los que echaban de menos a Espartero como entre los mismos anarquistas. Su campaña resultó un éxito y los moncadistas coparon ocho de las diez vacantes que había en el municipio.

Los clericales no se resignan y piden a César en conversación con el Padre Martín que influya para que el Ayuntamiento deje de ser un manicomio. La conversación de ambos resulta muy desairada, dispuestos a hacerse todo el daño posible y a entablar una batalla sin cuartel ante las próximas elecciones legislativas, sin evitar el juego sucio, los atropellos y las arbitrariedades con tal de vencer.

Una comisión de castreños logra del  gobierno central que el Ayuntamiento sea suspendido, el Centro obrero cerrado, el juez trasladado, el puesto de la Guardia Civil reforzado y  se designe  un inspector de policía favorable a los conservadores como delegado para las elecciones y cuya tarea inicial será traer gente maleante que  siembre la discordia con los del Centro obrero.

Ante este panorama los moncadistas celebran un mitin que dañará la autoestima de César porque su discurso “tuvo apenas resonancia(745) mientras  brilla un muchacho. Entonces resuelve utilizar la política sucia: “trabajaba silenciosamente. Pensaba emplear todas las armas, hasta el engaño y el soborno.” (Ibíd.) El César radicalizado se caracterizará por el arrebato y la acometividad al menos de palabra: “Yo soy partidario de la violencia –contestó César--: incendiar la cárcel, pegarle fuego al pueblo, estoy dispuesto a  todo. (…) El primer deber de un hombre es violar la ley –gritó- cuando la ley es mala.(746) De alguna manera recuerda al protagonista galdosiano de El audaz

No llegará lejos porque las acciones del gobierno son eficientes y están respaldados por la fuerza pública. César ya no sabe valorar la realidad. Tampoco leerá la nota del peligro que le acecha, enviada por la agradecida pareja del Babas.  En su autoexaltación se cree un hombre de hierro que no necesita cautela alguna, pero recibirá dos tiros en el coche que le transporta y sus seguidores serán perseguidos, encarcelados o muertos por la Guardia Civil. César ha perdido; su derrota facilita que Castro Duro vuelva al orden anterior: “las fuentes se han secado, la escuela se cerró, los arbolillos del parque fueron arrancados. La gente emigra todos los años por centenares. Hoy para un molino, mañana se hunde  una casa; pero Castro Duro sigue viviendo con sus venerandas tradiciones y sus sacrosantos principios(751). Del lema de César Moncada Aut Caesar Aut Nihil («O César o nada»), no queda nada. Fue personaje de acción y ahora es un protagonista derrotado, como hubo tantos durante la Restauración.


¿NOVELA POLÍTICA?

César o nada es una novela política en el sentido de que el autor explora un dilema político rodeado de circunstancias --violencia, corrupción, manipulación, chantaje, etc.—así como los anhelos del protagonista por facilitar una situación mejor. 

Las experiencias políticas vividas por Baroja en la vida real  sin duda fueron trasladadas al papel, pero lo singular de César o nada es que mientras la novela política tiende a representar ideas más que emociones, a propagandizar determinados postulados frente a otros y se muestra poco ligada a la estética, la de Baroja gira en torno a un protagonista complejo, sujeto a emociones propias de los tiempos que vive, sus acciones  resultan verosímiles y el texto discurre creativo,  entreteniendo y apasionando.

Mientras algunos teóricos singularizan la novela política al afirmar que su ámbito exclusivo es el de los actos políticos, tantos como sean necesarios para moldear el tema principal, otros aducen que el material de la novela no son las ideas o la ideología, sino ver  al político trabajando, legislando, haciendo campañas, arreglando vallas políticas, construyendo una carrera porque las novelas políticas sólo tiene la política como primer objetivo.

La novela de Baroja sólo es política como adjetivo porque no se diferencia de otras excelentes que escribió creando un mundo alrededor de un protagonista complejo que no es enteramente portavoz suyo, ajeno a lo heroico, y cuya veracidad  resultante hace que le veamos  y reconozcamos como semejante a personajes de estos mismos días, indicativo de la actualidad de la novela.

Baroja examina la sociedad a través de César Moncada y, pese a la singularidad que le hemos atribuido, su pertenencia al mundo barojiano es total al haber sido adornado con una idiosincrasia próxima a los protagonistas de Camino de perfección, El árbol de la ciencia y de otras novelas definidos por Juan Ignacio Ferreras como “héroes fracasados que pululan en la selva barojiana, y que no son otra cosa que aproximaciones y deformaciones de un solo y único antihéroe.[xvii]  





NOTAS.:

[i] Pío Baroja, Obras Completas, Vol. III, Biblioteca Nueva, Madrid, 1947. Todas mis citas salen de este volumen.

[ii] Carlos Blanco Aguinaga recordaba que un decreto de 26 de febrero de 1875 obligaba a los profesores universitarios y de instituto a presentar textos y programas de sus disciplinas a la aprobación del gobierno prohibiendo que se explicase nada contrario “al dogma católico y la sana moral” y que no hubiera ataques a la monarquía tradicional  y el régimen político, lo que llevaría a la cárcel a Francisco Giner, Nicolás Salmerón y Gumersindo de Azcárate.  En   Juventud del 98, Siglo XXI de España Editores, Madrid, 1970, pp.13/14.

[iii] Pilar Hualde Pascual, “«Casandra», de Galdós: reinterpretación desde el mito griego”, Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes, se puede leer en Google. Las dos citas y datos recogidos en mi texto corresponden al apartado “2. Casandra: de la novela dialogada (1905) al drama (1910). Sus circunstancias históricas”.

[iv] Joaquín Costa, Oligarquía y caciquismo como la forma actual de gobierno en España: Urgencia y modo de cambiarla. Madrid: Establecimiento Tipográfico de Fortanet, 1901.

[v] A resultas de su nueva y breve afiliación política, Baroja deja de frecuentar la tertulia de El Imparcial  --periódico literario por excelencia-- por la de El Radical, diario político que mereció el siguiente comentario de Miguel Pérez Ferrero: “Y Lerroux, jefe del partido republicano radical, su orientador y sumo pontífice”; sin embargo, esta tertulia no sedujo al vasco: “Allí muy de tarde en tarde acudía algún que otro literato, pero era el punto de reunión de políticos republicanos y hasta de anarquistas. En aquella tertulia Baroja aprendió a no tener ninguna fe en las gentes que la frecuentaban.”   Ver Miguel Pérez Ferrero, Vida de Pío Baroja, Novelas y Cuentos, Madrid, 1972, p. 141

[vi] Donald L. Shaw  recuerda que la prensa estaba en manos conservadores por lo que la gente del 98 sufragaba a menudo sus propias publicaciones. “En 1905, a Baroja, le ofrecieron únicamente 500 pesetas por los derechos de publicación de César o nada, una de sus novelas más largas”,  La generación del 98, Cátedra, Madrid, 1977, p. 28

[vii] Miguel Pérez Ferrero, Ibíd., p. 125

[viii] César Borgia fue el primer personaje de la Historia en renunciar al cardenalato por su deseo de ejercer la vocación militar, de ser un hombre de acción en ese ámbito; uno de sus fieles generales, el valenciano Hugo de Moncada –llegó a virrey de Sicilia—pudo inspirar el apellido del César barojiano. El final de los dos Césares es semejante: Borgia muere a causa de una emboscada en Viana (Navarra) y César Moncada cae herido en la emboscada del final de su novela,  no precisándose si se recupera o fallece.

[ix] Roberta L. Johnson, “La vida como problema de Adán en el Paraíso de Ortega y El árbol de la Ciencia de Baroja, AIH, Actas VIII (1983), pp. 43/51. Centro Virtual Cervantes, y se puede leer en Google.

[x] Gonzalo Sobejano, Nietzsche en España, Gredos, Madrid, 1967, pp. 347/395.

[xi] Sobre el tema me parece importantísimo el trabajo de Francisco Pérez “Los Curas en Baroja” en Pío Baroja, Edcn. de Javier Martínez Palacio, Taurus Ediciones, Madrid, 1974, pp. 177/ 215

[xii] Francisco Pérez, Ibíd., p.199

[xiii] Y el brochazo viene a cuento. Resulta que Mussolini en la década inicial del siglo XX ya andaba enzarzado en luchas sindicales yendo a Trento --enviado por el Partido Socialista-- para ayudar al periódico socialista del lugar. En marzo de 1909 mostraba su anticlericalismo en una diatriba con el luego famoso Alcide de Gasperi, por entonces director del periódico católico Il Trentino. En 1910, año de la publicación de César o nada,  Mussolini publicaría en su periódico El pueblo de Trento y, también  por entregas, la novela Claudia Particella, l'amante del cardinale Madruzzo,  sátira anticlerical sobre personajes históricos reales.

[xiv] Jesús María Lasagabaster, “El amo de la jaula”. El pensamiento religioso de Pío Baroja”, p. 82. Se puede leer en Google.

[xv] Leopoldo de Trazegnies Granda, Mapa imaginario de España, 2006, se puede leer en Google.

[xvi] Alieja Baczyk-Tomaszewska, “Paisajes y Pueblos Castellanos en la Obra de Pío Baroja”, BOLETÍN AEPE Nº 38-39, pp.68 y ss, Centro Virtual Cervantes. Se puede leer en Google.

X Antonio Martínez Menchén, “Baroja y la crisis del canovismo”, Cuadernos Hispanoamericanos, Madrid, Nº 265-267, Julio-Septiembre, 1972,  pp. 234/248.

XI Juan Ignacio Ferreras, “Tensión y negación en la obra novelesca de Baroja”, Cuadernos Hispanoamericanos, Madrid, Nº 265-267, op. cit.,   p.297.



















No hay comentarios: